Suplementos deportivos

Proteína en polvo, un alimento completo

Las proteínas en polvo las utilizo, prácticamente, para (casi) todo. De hecho, llevo muchos años consumiéndolas, pero ahora es cuando realmente me están ayudando para cumplir con mi rango correcto de proteínas diarias, además de contribuir a mi recuperación tras los entrenamientos. Además, las hay de tantos tipos y sabores, que, como decía un preparador con el que estuve unos meses, son un alimento más, no un suplemento.

En este post, hablaré de las que yo consumo y cómo, y solo haré un repaso muy rápido a los tipo que existen. Al lío:

¿Qué son las proteínas?

Es un macronutriente que obtenemos de los alimentos y que nos ayuda a que el organismo tenga un buen funcionamiento; están formadas por 20 aminoácidos, que se dividen en no esenciales (que los fabrica nuestro organismo) y los esenciales (8), que son los que necesitamos adquirir a través de una correcta alimentación. Las proteínas ayudan a los tejidos, enzimas, hormonas, anticuerpos y algunos neurotransmisores.

Hasta aquí bien, ¿verdad? Añadamos ahora la calidad protéica. Esta hace referencia a cuántos aminoácidos esenciales y la digestibilidad de la proteína. Y aquí es donde surge la diferencia entre las de origen animal y las vegetales.

Proteínas de origen animal (carne, huevo, pescado, lácteos…): son más completas, básicamente, por la presencia de los aminoácidos esenciales, pero las de origen vegetal (soja, legumbres, frutos secos…) son más digestivas. Por eso, salvo que seas vegano o tengas algún tipo de intolerancia, es recomendable combinar ambas.


La suplementación de proteínas. Las que consumo

Proteínas en polvo de origen vegetal

1) La proteína de soja aislada:

Perfecta para los intolerantes a la lactosa, tiene 27 gr. de proteína por ración. Disponible en cuatro deliciosos sabores, la utilizo para mi café fresquito de la mañana; para añadirla a quesos batidos, yogures, tofu en crema o bebidas vegetales. Es versátil y deliciosa. Hay cuatro sabores disponibles: chocolate, fresa, vainilla o neutro. Consíguela aquí: https://tidd.ly/2EEAw9A


2) La proteína de guisante aislada:

Los que quieran probar otra fuente de origen vegetal, sin soja, tienen a su alcance la de guisante (23 gr. de proteína por ración), que está igual de rica y ofrece otros sabores: café y nueces; chocolate; y fresa. Su ficha, aquí: https://tidd.ly/3b2WD5q


Proteínas en polvo de origen animal

1) Whey Protein. Proteína de suero aislada.

Proteína que se obtiene del suero de la leche, siendo de las mejores a la hora de ofrecer un alto porcentaje de proteínas (21 gr.), pocas grasas y carbohidratos. Hay muchísimos sabores, pero sí hay una que está triunfando de la de matcha latte y té con leche (también puedes usarla sin sabor). Echa un vistazo a la lista y escoge tu favorita.


2) Whey Protein. Proteína de suero hidrolizada.

Después de las vegetales, esta es la que más consumo, en lo que se refiere al apartado de origen animal: está formulada para que el organismo la absorba más rápidamente; de hecho, tiene más proteínas que la anterior (24 gr.), y ayuda muchísimo con el crecimiento del músculo. La consumo los días de entrenamiento de alta intensidad (HIIT), musculación en el gimnasio o los días que practico diferentes tipos de entrenamiento. Consíguela sin sabor para combinarla en tu batidos de frutas.


3) Combo de ambas: THE Whey™

Si buscas dar un salto de calidad, esta sin duda es la mejor opción. Combina una mezcla de proteínas aisladas, concentradas e hidrolizadas (25 % por ración) y dos de los aminoácidos esenciales: 3 g. de leucina y más de 5 g. de glutamina natural (yo la consumo por separado). Esta no puede faltar si eres deportista o llevas un plan de entrenamiento, y si realmente estás dispuesto a hacerte un gran batido y notar la mejora en tu composición corporal. Descúbrela aquí. Mi favorita, la de Cookies & Cream.


4) La caseína de liberación lenta. Para antes de ir a dormir

Me encanta la caseína. Creo que es el perfecto alimento para antes de irnos a dormir. ¿Por qué? Tiene 23 gr. de proteínas de absorción lenta, lo que hace que el organismo la vaya digiriendo poco a poco, ayudando al controlar un posible ataque de gula a medianoche. Además tiene un perfil completo de aminoácidos, por lo que es totalmente recomendable para la recuperación tras un día largo, que haya incluido entrenamientos. Tiene tres sabores esenciales a escoger (fresa, vanillac chocolate o sin sabor). Recomendable si te suele dar hambre a medianoche.


Extra: proteína de colágeno

Y no podía acabar esta entrada sin compartir uno de mis top: la proteína de colágeno. La utilizo sin sabor, echándosela a alimentos en frío, dándome un 90 % de pura proteína, ya que es una mezcla hecha con péptidos de colágeno altamente purificados. Si revisamos sus valores nutricionales, solo es proteína, nada más. Llevo unos cuantos paquetes, ya que complementa mi día si no he llegado a mis macros de proteínas. Aquí tienes su ficha.


Confío en que esta entrada os ayude a encontrar vuestra proteína favorita. Hay muchas opciones. Si utilizáis estos links o este http://tidd.ly/1527492c, añadid en el carrito de la compra MPCODE, que añade siempre un descuento adicional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *